domingo, 5 de mayo de 2013

El destino de todas las murallas

"El destino de las murallas es, caer... de las aves, aterrizar y de las puertas, abrirse... Esa es la naturaleza del pensamiento."

La habitación estaba aislada, efectivamente nadie podía escuchar lo que ahí se hablaba. La luz, de la única lampara que había, alumbraba levemente la mesa de madera negra ya gastada de tanto escuchar. Al costado dos sillas, un cenicero de pie y en el rincón un perchero sin ningún abrigo colgado. A un costado del cuarto un hombre parado, de espaldas, fumando. Sentado en una de las sillas otro, más joven, aunque algo cansado... Algo había que resolver, charlaban, aunque no se miraban. El que estaba parado preguntaba, el sentado, a veces, contestaba.

-David: hablé con los jefes, esta es tu última oportunidad, o cooperás o esta misma noche te devuelven.

-El Flaco: no es cuestión de cooperar o no, esto es un tema más complejo, aca esta involucrado todo el mundo, no depende de lo que yo quiero o no, en realidad yo dependo de ellos, ellos son todo para mi.

-David: otra vez lo mismo David, así no estamos avanzando y pasa el tiempo, te digo que no te quedan muchas cartas por jugar, es ahora viejo...

-El Flaco: yo quiero colaborar, que más importante para mi que ver un mundo sin sufrimientos, ni penas, ni tristesas.. ¿no es por eso por lo que estoy acá? Yo no vine a este lugar porque quisé, te recuerdo que ustedes me trajeron. Yo tengo algo que nadie tiene, eso me hace especial.

-David: nada te hace especial Flaco, vos sos uno más entre tantos otros, el mismo destino, el único posible entre todos los posibles, la nada. Tenés que colaborar, hacer de todos algo mejor, hacer un mundo mejor, de hombres libres, como vos... ¿qué querés dejar un mundo igual de perdido que el que te vio nacer? ¿vas a pasar entre nosotros así nomás? Al final no sos tan especial como repetís y repetís. Ayudanos Flaco, ayudanos...

-El Flaco: cambiar el mundo... cambiar el mundo no, no entendés. Yo no puedo cambiar nada, no hay mundo ni yo aparte de él... El mundo pasa a través de mi, yo no paso a través de el. Soy sensible a todo, puedo sentir todo y eso me hace creer en lo que me rodea. No soy posibilidad, yo soy existencia... La posibilidad es una demora, yo soy potencia, soy realización. Todos los días son un día nuevo para mi, pero tienen un gusto conocido, no tengo memoria, no tengo futuro, soy un eterno presente, todo el tiempo soy, todos son para mí... ¿ sabes lo que es eso? ¿esa existencia desbocada...? Nunca para, nunca...

-David: basta del personaje de mártir, la culpa siempre la culpa... ¿ acaso que viniste a redimirnos del pecado original? Inventate otro cuento viejo, ese ya lo contaron, los que se lo creyeron van por el dos mil y pico, los otros por el cinco mil largo y siguen esperando...

-El Flaco: David... No intentes sacarme de mi punto. Sabés de lo que hablo. Yo no los puedo ayudar... Yo no tengo función en este mundo y no es una cuestión ni de medios, ni de fines, ni de cosas. Yo estoy acá para sentir, para ver el mundo porque es el mundo el que me da vida. No puedo separarme de eso, es sentarme simplemente, sentarme a vivir, ese es mi destino, estoy condenado a la vida...

-David: Nooo, Flaco, no... el mundo no te da vida, el mundo es otra cosa. El mundo ni se entera de vos... Aca no hay puentes amarillos, ni abuelas, ni capitanes, ni nadie baja ni sube nada... No seas egoista Flaco... Te necesitamos con nosotros, entre nosotros, vivo...

-El Flaco: egoísta  egoísta .. ¿cómo puedo ser egoísta si yo no tengo nada, no siento nada? renuncié a todo... Yo solo siento el mundo, el mundo en su totalidad! Soy un fluir del todo... las heridas y las alegrías, los odios, las venganzas y los deseos de todas las mentes, en un instante, todos los instantes, repetido hacia el infinito.

-David: Que tipo dificil viejo... Flaco, no sos el medio de la existencia del mundo. Las cosas se hacen, las cosas son o no son. ¿no me vas a venir a contar esa pavada de bañarse dos veces en el mismo río, o la distancia de la flecha...? Vamos...

-El Flaco: Yo soy el río del universo, el universo es el que no se baña dos veces en mí...

-David: Las cosas son o no son, devienen. Si uno afirma un parte esa parte es y no se puede negarla.... las cosas caen, las cosas nacen, las cosas se mueren. El destino de las murallas es, caer... de las aves, aterrizar y de las puertas, abrirse... Así esta ordenado el mundo, esa es la naturaleza del pensamiento..

-El Flaco: Pero yo no soy pensamiento, yo soy sentimiento. No hay mediación entre yo y el mundo, solo silencio y sentimiento.

-David: vos elegís ser sentimiento, vos elegís! La experiencia de lo real es colectiva, la expresión de lo real es colectiva, sino la cultura sería una sesión de espiritismo... una puta sesión de espiritismo!!...

-El Flaco: Estamos estancados, no podemos seguir avanzando. Dejame solo David... dejame solo... estoy muy cansado... hagan lo que quieran conmigo. Ni siquiera se para que mierda les sirvo...

-David: Esa es tu elección, pero lamento decirte que nosotros ya elegimos por vos, por eso estás acá. Te necesitamos, dejamos ayudarte.

-El Flaco: Lo voy a hacer, decile a tus Jefes que se queden tranquilos, si estoy acá es para colaborar. Deciles que hoy, finalmente, te llevaste una respuesta.

La charla no continuó. David se acercó a la puerta y llamó al oficial que le abrió la puerta. Ni las paredes, ni la puerta tenían ventanas, así que el Flaco lo vió salir pero no alejarse... Como esa noche ya era bien tarde, los dos sabía que la charla seguiría al otro día, siempre era así. Pero no. La mañana siguiente el Flaco apareció muerto, se colgó del tirante de la habitación con el cinto de su pantalón. Triste, pero así pasó. Ese mismo día amaneció y a la noche anocheció. No hubo ni manifestaciones, ni velatorio, ni despedida. El cuerpo fue cremado y se le entregaron los restos a su familia, o lo que quedaba de ella.
Sin el Flaco, aunque también con él, la gente trabajó, al final del se cansó... se enamoró y entristeció, viajó a su casa, comió, cogió o no, y se fue a dormir de nuevo... Todo pasó tal como había pasado ayer y pasará mañana y, aunque el Flaco no lo esperaba, el sol salió y se puso en el norte de China... Queselevaser..


elultimodecimaldepi

1 comentario:

  1. ahora escribo pájaros5 de mayo de 2013, 16:02

    aunque si hubiese un destino,
    si hubiese un destino distinguible del que se desprende del deseo,
    el de las aves nunca sería el suelo
    como el pensamiento,
    siempre sería el vuelo
    al fin

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...