sábado, 18 de julio de 2009

El Proceso

hoy traigo una historia, entretenida e ironicamente reveladora:

"... ––¡Qué fácil le parece todo a usted! ––dijo el inspector a K mientras se ponía el sombrero––.Deberíamos terminar el asunto con una despedida conciliadora, ¿ésa es su opinión? No, no,así no funcionan las cosas, y con esto tampoco le estoy diciendo que se desespere. No, ¿porqué hacerlo? Usted está detenido, nada más. Eso es lo que tenía que comunicarle, hecumplido mi misión y también he visto cómo ha reaccionado. Con eso es suficiente por hoy,ya podemos despedirnos, aunque sólo por el momento. Usted querrá ir al banco…

––¿Al banco? ––preguntó K––. Pensé que estaba detenido.

K preguntó con cierto consuelo, pues aunque su apretón de manos no había sido aceptado, desde que el inspector se había levantado se sentía mucho más independiente de aquella gente. Quería seguirles el juego. Tenía la intención, en el caso de que se fueran, de ir detrás de ellos hasta la puerta y ofrecerles su detención. Por eso repitió:

––¿Cómo puedo ir al banco, si estoy detenido?
––¡Ah, ya! ––dijo el inspector, que había llegado a la puerta––, me ha entendido mal, usted está detenido, cierto, pero eso no le impide Cumplir con sus obligaciones laborales. Debe seguir su vida normal.
––Entonces estar detenido no es tan malo ––dijo K, y se acercó al inspector.
––No he dicho nada que lo desmienta––dijo éste.
––Pero tampoco parece que haya sido necesaria la comunicación de la detención ––dijo K,y se acercó más. También los otros se habían acercado. Todos se habían reunido en un pequeño espacio al lado de la puerta.
––Era mi deber ––dijo el inspector.
––Un deber bastante tonto ––dijo K inflexible.
––Puede ser ––respondió el inspector––, pero no vamos a perder el tiempo en conversaciones como ésta. He pensado que querría ir al banco. Como usted está al tanto de todas las palabras, añado: no le obligo a ir al banco, sólo he supuesto que quería hacerlo...."

Capitulo I, Franz Kafka, libro el proceso

¿Como se esta "detenido" sin estar bajo la cautiva (o aparente) custodia de ninguna autoridad?, ¿que tantas veces estamos detenidos y no lo sabemos?, ¿que tantas veces se nos deja a la libertad de hacer lo unico que podemos?, -como dijo Galeano: -¿que tantas veces tenemos la libertad de elegir la salsa con la que seremos comidos?... Esta abierto el debate, propongo que cada uno cuente lo que le genero esta frase desde una primera impresion, sin mucho rebusque mas que para ordenar el pensamiento. Por mi parte: me parece que inmediatamente como esta planteado el relato parece que uno no ha leido bien, pero solo es la sorpresa que nos despierta la inospita situacion por la que pasa nuestro amigo K, pero sin embargo es lo que parece, en uno mas de nosotros mismos.

PD: todo y mucho desde este post el agradecimiento a mi amigo por haberme acercado este libro.

elmellinico

1 comentario:

  1. ...
    solo lo que tengo que decir es que ignagure una nueva seccion solo para este post.. "Fracciones de belleza..." , a "Un par de sienes ardientes" le quedaba grade...
    Besooooos...

    Matias Zeolla.
    Editor irresponsable autodesignado
    Junta Permanente - Gordi´s Palace

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...