jueves, 24 de junio de 2010

Demostraciones

Imagen de lo que se denomina ¨Alto¨ Bariloche



Hay una sociedad divida en dos. Ambas partes claman por derechos humanos. ¿Como lograr cumplir ambos reclamos?


Una parte, afectada por la muerte de un ser humano, y la otra, por el daño a la propiedad privada.

Ningún personaje del ámbito político se hizo presente y cargo, frente a dos sectores de una misma comunidad, separadas por la indiferencia y el miedo.

Frente a este tipo de sucesos, la memoria recorre todos los caminos que la velocidad mental permite, para hilar acontecimientos y traer acá una suerte de reflexión crítica o una posible solución.

El complejísimo tema de la ¨Inseguridad¨ enreda diferencias sociales, económicas, y educacionales. También, nos vuelve a chocar contra el individuo disociado de sus pares, sin formar un todo, para refugiarse en un YO que ciega, ensordece y calla.

Uno, que se sabe con menos oportunidades que un grupo reducido, y con muchas más que la gran mayoría, puede hacer trapesismo moral, y volver a hacer hincapié en ese trípode que Juan Perón denominó ¨Justicia social, Libertad económica y soberanía política¨. Y aunque esto suene a objetivo común de un estado-nación, quisiera llevarlo al plano individual.

Hablamos de justicia social cuando el grueso de la población no tiene gas, agua potable, transporte público, educación y empleo registrado genuino.

Hablamos de libertad económica cuando el grueso de la población depende de la limosna entregada por los dueños del lugar, que, necesitados de mano de obra, tiran las migajas del gran PAN TURISTICO BARILOCHENSE.

Hablamos de soberanía política cuando el grueso de la población no puede pensar ni proyectar una vida por estar sujetos a los designios de otros.

Bariloche, como tantos otros lugares de nuestro rico y hermoso país, mostró la cara.

Mostró que la clase media y alta comercio-esquiadora no tolera a las tribus y los pobres, si no es para que trabajen sus negocios.

Mostró que la corpo poli-judicial responde al vil metal, y no al servicio de la comunidad.

Mostró que no quiere justicia, porque la justicia detiene, investiga y decide, en base a un montón de hojas que llamamos Constitución.

 
 
 
Rodrigo Cabrera - Junta Permanente

7 comentarios:

  1. Ningun bien material, por importante que sea, vale una vida humana. Quienes anteponen sus privilegios a las necesidades de la mayoría y la vida humana son sujetos asociales y deben ser extirpados de la sociedad y recluidos por lo delictivo y salvaje de sus actitudes.

    ResponderEliminar
  2. primero el derecho a la vida, el derecho de estar en un ambiente sano sin agrotoxicos, el derecho a la alimentacion verdadera, despues el derecho a la propiedad privada. Si para hacer una actividad economica, se contamina el ambiente y se pone en riesgo la vida y es legal, no es moral po lo tanto no se puede hacer. es cuestion de ver las prioridades entonces se sabe que intereses defiende

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario. Nos encantaría que sea firmado.

    Un saludo.

    Rodrigo Cabrera

    ResponderEliminar
  4. bueno esto se da porque lamentablemente la gente no entiende que las cosas no puden ocurrir de un dia apra otro que el sanamiento de una sociedad depende de la inclusion social,de la igualdad de oportunidades,no todo llega justo cuando lo espramos y sumado al racismo que es tema importante en nuestra sociedad,esto termina asi,cuando todos nos creemos rubios de ojos azueles aunque seamos morochos.lamento que la pobre pague siempre los platos rotos nada dijeron de politicos corruptos de otras epocas,a veces no les queda mas que robar para poder comer.

    ResponderEliminar
  5. Y despues pediran que vuelvan a dictar... sólo por seguridad...
    Pablo

    ResponderEliminar
  6. En algun momento se penso, que como la patria, la revolucion debia ser encaminada desde el norte de nuestro pais, para luego decantar en la Capital.
    Quizas siempre estuvimos equivocados y este grito, este pedido de aire de los publos oprimidos del interior de nuestro pais son el nuevo amanecer por que reclaman nuestras bases.
    La revolucion quizas será conducida por el Sur!

    Un abrazo!
    Exelente reflexio compañero!

    ResponderEliminar
  7. Lamentablemente el individualismo egoista de estos tiempos no es mas de lo que se nos viene siendo inculcado con el capitalismo, no te mata fatalmente como como un regimen en su esplendor, pero te aferra tanto a lo material y a no ser un perdedor sin dinero, que muchos aunque crean estar inmunes caen en su trampa maldita, y son capaz de despreciar su misma especie a costa de su vil estatus.

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...