domingo, 27 de febrero de 2011

¿Una nueva etapa?

Un simple maneje alebraico puede hacernos entender porque Pedraza esta preso y porque Venegas no, cuando, clarín y Duhalde por medio, son lo mismo.


Frente a la agetreada semana que paso, la detención de José "piso en puerto madero" Pedraza sumada a la el bancario J. J. "aspirineta" Zanola y la fallida detencion a Gerónimo "trabajo en negro" Venegas, aparecen nuevas preguntas. ¿Cuanto falta para que Jose Luis "tenemos que dejar de robar un año" Barrionuevo este adentro? ¿Como puede ser que tengan "alias" tan graciosos?, pero mas seriamente se pone en discución un modelo sindical.

La historia entendida en un sentido amplio, en todos los campos (como es en el pensamiento, los procesos culturales, politicos, tambien en el arte, etc) se construye sobre ella misma, su pasado la condena. "Cada hombre es lo que hace, con lo que hicieron de él" dijo Sartre, "la historia no es una linealidad de hechos concatenados, sino un paisaje de ruinas" maso o menos dijo Foucalt. Es así que todo esto nos recuerda a esa idea de que los hombres no 'nacen en el vacio', sino que los condiciona el medio en donde estan y por sobre todo, la trayectoria pasada de esos medios. Pero entonces, ¿a donde queremos llegar?

Volviendo del "mundo celeste" a nuestra cuyuntura nacional se presenta una nueva realidad, dentro de una lectura novedosa. Sentenciemos para luego esplayarnos con mayor libertad: el viejo modelo sindical debe terminarse por su contenido antidemocratico, complice con las patronales y traidor con los trabajadores que tienen que defender.

En la actual realidad política no podemos desconocer el pasado, pues este nos limita constantemente, en los rumbos deseables y en los rumbos posibles. Mas allá de lecturas simplistas este es el esquema, donde las relaciones de fuerza de unos y otros actores pujan por distintos resultados.

Las causas por las que la justicia investiga a estos dirigentes sindicales son distintas: a Venegas y Zanola por los medicamentos truchos, a Pedraza por el asesinato de Mariano Ferreyra, pero todos ellos comparten el hecho de ser herederos de una vieja logica, una vieja forma de abordar la realidad política, devenida de 'la noche neoliberal' de los 90´s.

Un nuevo horizonte parece presentarse, como decimos siempre, una nueva matriz de posibilidades en donde la conjunsion de fuerzas que le dan sustento presenta esperanzadoras posibilidades. Pero también, al ser herederos "del paisaje de ruinas" de la historia, las posibilidades estan limitadas, condicionadas (por eso son posibilidades y no realidades, por sus condicionamientos) en algunos lugares mas fuertemente que en otros. El sindicalismo es uno de ellos, pero las posibilidades se presentan.

Y sobre todo este complejo panorama se levanta la coraza mediática, la omnipresente. Representante de intereses propios y ajenos, que nos en definitiva los mismos intereses, en la libertad de "el momo" Venegas tuvieron un papel decisivo. Venegas fue rápidamente liberado por la complicidad de los medios de comunicación y un corporativismo sindical repudiable.

Por ello, ¿tendrán los representantes del movimiento obrero el coraje de hacer frente a esta nueva etapa historica? Y la pregunta va en genera, a diestra y siniestra, porque para mi los que reconocen la nueva realidad son representates de "la vieja poltica", antidemocrática, mesquina e incoherente.

No prentendo con estas lineas haber generado certezas, sino mas bien preguntas. Preguntemosnos entonces, tal vez allí encontraremos muchas mas respuestas.

Un amistoso saludo,
elmellinico

4 comentarios:

  1. Muy buen posteo, me ha generado varias preguntas pero a su vez una gran afirmación, ninguno de estos muchachos deberia ser parte de la pagina de la historia que se esta escribiendo desde el 25 de mayo de 2003. De eso no cabe duda alguna.

    Abrazo compañero

    Vale Campolongo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post, de las preguntas que me quedan rondando me animo a formular una y dejarla planteada para el debate:
    disiento con la afirmación de que el modelo sindical que representan Venegas y Pedraza sea una herencia de la noche neoliberal. Si bien el enriquecimiento a costa de vender los intereses de los trabajadores sí es muy propio de los noventa, no creo que se pueda afirmar que la creación de una burocracia de no trabajadores más proclives a la conservación de sus intereses y los del aparato sindical que a la defensa de los derechos de los trabajadores se pueda atribuir a los noventa.
    De hecho, sobran los ejemplos setentistas de la vieja burocracia sindical que criticás.
    Habría que pensar si además de los condicionamientos históricos no hay también condicionamientos "estructurales", en el sentido de los condicionamientos que impone la mismas características constitutivas de los sindicatos en tanto que instituciones y en qué medida es posible transformalos para terminar con la vieja burocracia sindical creando unos sindicatos democráticos que repesenten los verdaderos intereses de los trabajadores.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, intentaba hacer un análisis bien coyuntural.

    gracias por el comentario
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Bien Vale!!!
    Nuestros sindicatos, nacidos al calor de las luchas obreras de la primera mitad del siglo XX, protagonistas indiscutibles del amanecer de nuestro Movimiento Nacional y partícipes necesarios de la Revolución inconclusa que iniciaran Perón y Evita en 1945, fueron, tras el derrocamiento de 1955 y a raiz del encarcelamiento de sus mejores y más leales dirigentes, tomados por asalto por oscuros personajes de dudosa procedencia que, con la complicidad de los gobiernos títeres de turno y en connivencia con las patronales (locales y multinacionales), transformaron los otrora más elevados exponentes de la Comunidad Organizada en asociaciones facciosas, con estructuras notoriamente similares a las que en su momento montara la maffia en EE.UU. para encubrir, tras la fachada sindical, un sinfín de negocios (legales e ilegales) cuyos únicos beneficiarios han sido (y en muchos casos aún son) los dirigentes corruptos atados desde hace décadas al timón de las organizaciones gremiales, en detrimento de los trabajadores y sus (nuestros)intereses de clase y, lo que es aún peor, financiados con el dinero de estos últimos.
    Hoy parece haber una tibia tendencia al cambio en gran parte del sindicalismo (recordemos que no hace tanto hubiese sido absolutamente inviable la posibilidad que sindicatos y militancia popular marcharan juntos y en paz tras un mismo proyecto) pero falta mucho camino por recorrer todavía y es deber de esta nueva generación de trabajadores y militantes que, tras el advenimiento K, han recuperado las banderas y la mística de la Revolución Nacional, aprovechar este espacio de discusión y debate que se ha abierto a partir del total respeto por las instituciones y libertades que este Gobierno ha sostenido a rajatabla, y continuar el camino de la construcción de poder popular en cada barrio y en en cada lugar de trabajo para, sin prisa pero sin pausa, ir allanando el camino para la concreción definitiva del sueño de un Pueblo Feliz en una Patria Grande y Liberada.
    Un gran abrazo para ustedes, la banda de La Convergencia, que sin duda alguna, transitan día a día la senda correcta.
    ¡Ni un paso atrás!
    K
    V

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...