jueves, 12 de agosto de 2010

John W. Cooke: Peronismo Revolucionario (III)

 "La liberación nacional (por su contenido anti-imperialista) y la revolución social no son dos asuntos independientes o paralelos, sino un solo problema indivisible."

Mis estimados amigos, otra vez nos encontramos aqui atraidos por la figura y el pensamiento de nuestro compañero "el gordo" Cooke. Ya habiendo conocido los razgos mas importantes de la vida del "bebe", y especialmente en el contexto en que se desarrolla su militancia, en esta entrega podemos avanzar, con seguridad, sobre su pensamiento. Dedicaremos esta y otra entrega más a leer lo que el creía que debían ser los rumbos del país, el rol del movimiento peronista, y el entendimiento que tenia sobre los grandes temas del arte de Politica y sobre todo de la realidad que lo rodeaba: el papel de america latina y el rol del "capitalismo imperialista".

Antes de leer a Cooke un breve marco de lo que veníamos hablando. A partir de su acercamiento al peronismo (desde que es electo diputado en el '46), el pensamiento de Cooke comienza a madurar, va desde un liberalismo Irigoyenista hacia un nacionalismo popular, y poco a poco, a medida que avanza su vida y el contexto Argentino y Latinoamericano se complejiza, va adquiriendo mayor relevancia la salida revolucionaria, avanza en una radicalización permanente. En este sentido, lo que leeremos en esta entrega pretenderá tener ese orden, de menor a mayor.

Nos enfocaremos a leer a Cooke en dos momentos, lo que en la segunda entrega de su vida hemos esquematizado como el segundo y el tercer Cooke, desde el nacionalismo popular y su radicalizacion hacia el comunismo.

Pero amigos antes de continuar una aclaración, debemos tener claro que las diferenciacias entre ambos Cook son sustanciales, pero a pesar de ello estos "dos Cooke" son consistentes entre sí y esencialmente las argumentaciones van el mismo sentido. Las diferencias subyacen en la radicalizacion permanente de sus proposiciones y por sobre todo la comprensión de la "figura de Perón" conjuntamente con el acercamiento al comunismo de la revolución cubana.

Hay una definición que pinta la diferencia entre este segundo Cooke y el proximo tercero. "El bebe" -con una muy interesante prosa, dejenme decirles muy evitista- dice:
"Nosotros (los peronistas) debemos buscar nuestro rumbo en el pueblo mismo y la entraña de la masa sufriente. Hay otros que han preferido navegar los riachos de sucia politiquería ... Se han olvidado de la ruta que les marcaban las estrellas y permitieron que el timón fuese empuñado por manos extrañas ... Nosotros no somos izquierdistas a ultranza, porque el izquierdismo lleva también a algunos excesos de poder ... Somos izquierdistas en un sentido claro, lógico y que es común de acá: por encima de todas las teorías políticas, el de un mayor avance en el sentido de las reconquistas de la igualdad social."

Sepamos algo, lo que para este segundo Cooke el ser izquierdista en un "sentido claro" posteriormente le provocaría grandes desiluciones, por no tener todo tan claro fundamentalmente el papel de Perón.

Recapitulando y para meternos de lleno, en esta entrega hablaremos sobre la segunda etapa de Cooke, con su pensamiento nacionalista-peronista en radicalización permanente.

Cooke creía apasionadamente (o abundantemente como dice Feimann) que la salida al regimen cívico-militar que proscribe a al peronismo (la fuerza mayoritaria dentro del espectro politico) venia dada por la revolución.

Haciendo un poco de historia, desde el golpe al gobierno de Perón en el '55 se sucedieron gobiernos militares (Lonardi, luego Aramburu y el central predominio del Alte. Rojas) y civiles (Frondizi en 1958-1962, Illia 1963-1966) y inclusive el combo civico-militares (Guido 1962-1963). Todos ellos se caracterizaron por tener al peronismo proscripto, es decir, inabilitado para accionar en la vida politica como es presentarse a elecciones para disputar poder de manera democrática.

Para Cooke, la liberación nacional (clásica bandera del peronismo) era al mismo tiempo revolución social, pues el enemigo era el mismo: el capitalismo imperialista. En esta entrega hablaremos del texto "La lucha por la liberación nacional", y algunas cartas escritas a Perón inmediatamente posteriores al golpe del '55 y contemporaneas a este texto.

-El peronismo.
En una carta a Perón, nos dice lo que el entiende por el peronismo: "En 1945 el peronismo fue el movimiento que surigió y triunfó frente a todos los partidos, que hizo saltar el esquema de los partidos repartíendose el poder politico. No es que la izquierda hizo crisis, es que un pedazo de la superestructura del imperialismo salto junto con los demás pedazos de la misma. El movimiento popular que atacó a la oligarquía y al imperialismo y paso a ser la izquierda... Fue una situción revolucionaria donde los esquemas teoricos no servíanFaltaba una izquierda nacional y ese papel paso a ocuparlo el peronismo, sin definirse como tal."

Lo dice claro, para Cooke no hay negociaciones, el peronismo es revolucionario y es de izquierda, aunque no se reconozca como tal.

-La expropiacion del diario la prensa en 1951.
En su intervencion en la cámara de diputados para la sanción de esta ley "el bebe" dice: "Este diario tiene contraida con el pueblo la deuda de sus grandes pecados. Estamos en contra de la prensa ... por razones fundamentales. La prensa siempre estará, como lo ha estado, contra los obreros y contra nosotros." y luego tira una definición brillante y tajante: "Creemos en la libertad de la prensa independiente pero no en el derecho de estas empresas mercantiles y capitalistas para procurar que los resortes del estado se pongan al servicio de sus intereses cada vez que hay cuestiones gremiales en juego". Y luego continua: "Acusamos a la prensa de haber fomentado la sumisión y el hablandamiento de la voluntad nacional ... de haber querido engañar con la etiqueta de bonitos nombres para que no pudiesemos realizar nuestras conquistas económicas."

Lejos de perder actualidad estas palabras, cuantos de la anti-patria hoy día tienen que declarase culpables.

-La lucha por la liberación nacional.
El discurso dice en su portada "Trabajo leído en el Congreso de la Liberación Nacional, Buenos Aires, noviembre de 1959".

El texto empieza por el final y propone coordinar la lucha para la liberación nacional "Al análisis de esa organización, a precisar dentro de lo posible sus limites humanos y doctrinarios y a fijar sus condiciones para su victoria eventual tiende este trabajo."

"Pero, de la misma manera que declaro que no puede haber liberación sin el Peronismo, reconozco que tampoco podrá hacerla exclusivamente el Peronismo. La tarea requiere una movilización popular muy vasta, una gran política de masas..."

En una definición densa y compleja enmarca su lectura historico-ideologica, con todas las municiones dispara sin vacilar y dice:
"Todo planteo para la lucha debe partir del conocimiento de nuestra situación de país semicolonial, integrante de un continente semicolonial. La crisis económica, política y social que los sirvientes de la oligarquía terrateniente argentina y de la Gran Bretaña crearon y desarrollaron hasta sus últimas consecuencias a partir de setiembre de 1955, se descarga en una "solución" a costa de las grandes masas populares. Para comprender el sentido criminal de la política Prebisch-Frigerio-Alsogaray (los ministros de economia de estos gobiernos) hay que recordar que el futuro nacional depende de la superación de la contradicción económica, política y social entre la entidad nación-pueblo y la unidad oligárquico-imperialista"

En los países coloniales como la república Argentina, donde un alto porcentaje de lo producido nacional se desvía hacia las capitales financieras, el régimen liberal sólo sirve a la oligarquía, cuyo enriquecimiento es el resultado de su comunidad de intereses con el imperialismo, mientras el país y el pueblo se empobrecen."

Sobre la tan famosa oligarquía del primer peronismo, Cooke hace una lectura novedosa y que se puede ver el gran valor de su pensamiento, la sintesis entre la izquierda y el nacionalismo. Dice: "Cualquier política de liberación debe ser, por sobre todo, antiimperialista. La oligarquía nativa es un sub-producto que solamente será eliminado cuando se liquide la influencia del imperialismo. La lucha, entonces, es de liberación nacional, para liberar el país y alcanzar su triunfo definitivo..."

El peronismo es el mejor exponenete de esto pues: "El Peronismo planteó, por primera vez, la posibilidad de un antiimperialismo práctico desarrollado en medidas concretas que comprendían un sistema defensivo ... un antiimperialismo práctico y formando parte de un sistema coherente apoyado en las masas desposeídas."

Y por lo tanto el contexto exigía que la lucha sea por una revolución. "El liberalismo ha sido elevado a la categoría de verdad eterna por los poderes del privilegio ... Pero un sistema jurídico-económico es contingente y determinado histórica y geográficamente. Las soluciones al drama nacional exigen la caducidad de estas estructuras, lo que constituye una revolución... La oligarquía impone una tiranía que debe ser derribada junto con todas sus estructuras. La lucha por la liberación es, por lo tanto, revolucionaria, así como nacional y social."

Nuevamente, en párrafos posteriores vuelve a decir "Hay que ir a la modificación de la estructura que provoca la lucha de clases y la opresión de la clase proletarizada. Esto no es un planteo comunista, sino un planteo real del problema nacional. Dentro de las actuales estructuras no hay posibilidad de emancipación"

Primero, algo llamativo pero lógico para la época que escribe, él se niega comunista. Luego al leer esta argumentación y extrapolarla a los grupos que se volcaron a la lucha armada en los '60 y '70, dando "la vida por la liberación", podriamos decir que utilizaron el marco ideologico que Cooke formuló, y es en este marco en el que creo que reside su mayor riqueza y su trascendencia.

El texto continua un poco mas, y dice algunas cosas como, la lucha de clases:

"Al analizar el papel de la clase trabajadora en el Frente de Liberación, debe partirse del hecho concreto de que la lucha de clases existe y no se trata, como sostiene la reacción, de un invento comunista. El marxismo ha analizado el problema, pero no lo ha creado, porque la lucha de clases no es una teoría sino un hecho... la oligarquía argentina que, siempre "idealista", sostiene que la lucha de clases es producto de la prédica de los demagogos y los comunistas, y no una resultante del régimen social."

y nuevamente la revolución al final del túnel, "La lucha de clases no es un problema de sentimientos ni de ideas. Es algo concreto, resultante de la estructura económica. Por lo tanto, querer solucionar los problemas de ella derivados por medio de fórmulas conciliadoras es creer en la magia negra y ser tan reaccionario como los que niegan su existencia".

Para concluir, expone por entero su corazón: "El liberalismo invoca elementos idealistas para subsistir, pero es en realidad una filosofía tan materialista como el marxismo, porque esta basado en el mantenimiento de situaciones que son estrictamente económicas. Ataca al materialismo comunista, pero glorifica su propio materialismo basado en el incentivo de la ganancia y en la explotación del capital.
La revolución del Frente de Liberación Nacional es por su esencia humanista, porque entronca con las más puras tradiciones de la patria, porque concibe a la nación y a Latinoamérica viviendo en total soberanía y porque concibe un hombre libre en una tierra libre."
 
el texto completo, la lucha por la liberacion nacional, Cooke, 1961.

Mas allá de sus contradicciones, el esfuerzo de Cooke por fundar un marco teórico novedoso donde sintetizar las contradicciones (aun no saldadas) de luchas populares muchas veces combatiendo en paralelo contra el mismo enemigo, dentro de una misma cosmovisión es sin lugar a dudas su mejor memoria militante. 

En la proxima, la última entrega: nuestro tercer Cooke.
 
un saludo amigos,
elmellinico

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. desde facebook

    Muchas gracias por todo, la información. Cómo aprendemos, recordamos y masticamos los conocimientos.
    Besos y abrazos millones y Hasta la Victoria

    martha testa

    ResponderEliminar
  3. Es extraordinario el planteo del gordo insuperable hasta el presente; tanto en la caracterización de la lucha por la liberación como en la política que resuelve el tema.

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...