domingo, 22 de agosto de 2010

La masacre de Trelew, 38 años.

En la madrugada del 22 de agosto de 1972, 19 guerrilleros apresados tras un intento de fuga del penal de Rawson, fueron llevados a la base naval de Trelew y tras ser ordenados salir de sus celdas, fueron ametrallados

El 15 de agosto a las 18:30 horas se inició un masivo intento de fuga de la cárcel de Rawson, ciudad capital de Chubut, provincia de la patagonia argentina, en el cual lograron su propósito solamente 6 de los 110 reclusos miembros de las organizaciones armadas irregulares Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y Montoneros que pensaban escapar.

El planificador y jefe del operativo era Mario Roberto Santucho, líder del Partido Revolucionario de los Trabajadores, aunque algunos testimonios afirman que Marcos Osatinsky (de las FAR) había comenzado a planificar la fuga aún antes de la llegada de Santucho al penal.

Estos dos dirigentes junto a Fernando Vaca Narvaja, Roberto Quieto, Enrique Gorriarán Merlo y Domingo Menna integraban el denominado Comité de fuga, y fueron los únicos que pudieron huir rápidamente en un automóvil Ford Falcon que los esperaba, y trasladarse al aeropuerto de Trelew para abordar una aeronave comercial BAC 1-11 de la empresa Austral, previamente secuestrada por un comando guerrillero de apoyo, cuyos integrantes viajaban como pasajeros.

Los demás vehículos de transporte que debían esperar al resto de fugados no se hicieron presentes en la puerta de la cárcel debido a una confusa interpretación de las señales preestablecidas. Sin embargo, un segundo grupo de 19 evadidos logró arribar por sus propios medios en tres taxis al aeropuerto, pero llegaron tarde, justo en el momento en que la aeronave despegaba rumbo al vecino país de Chile, gobernado entonces por el socialista Salvador Allende.

Al ver frustradas sus posibilidades, luego de ofrecer una conferencia de prensa este contingente depuso sus armas sin oponer resistencia ante los efectivos militares de la Armada que mantenían rodeada la zona, solicitando y recibiendo públicas garantías para sus vidas en presencia de periodistas y autoridades judiciales.

En un clima de absoluta hermeticidad y gran tensión, la noche del 21 de agosto permanecían reunidos en la Casa de Gobierno los miembros de la Junta de Comandantes en Jefe de las tres fuerzas armadas, colaboradores y ministros. No se brindó ninguna información a los periodistas que aguardaban noticias.

Esa misma noche, a las 03:30 horas del 22 de agosto, en la Base Naval Almirante Zar, los 19 detenidos fueron sorpresivamente despertados y sacados de sus celdas. Según testimonios de los tres únicos reclusos sobrevivientes, mientras estaban formados y obligados a mirar hacia el piso fueron ametrallados indefensos por una patrulla a cargo del capitán de corbeta Luis Emilio Sosa y del teniente Roberto Bravo, falleciendo la mayoría en el acto, y algunos heridos fueron rematados con armas cortas en el piso. Luego, al ser interrumpidos los siete sobrevivientes son llevados a la enfermería, pero no se les presta ningún tipo de asistencia médica. Los únicos tres sobrevivientes fueron trasladados al día siguiente a Puerto Belgrano, donde fueron intervenidos.1

La versión oficial del suceso indicaba que se había producido un nuevo intento de fuga, con 16 muertos y tres heridos entre los prisioneros, pero sin bajas en las filas de la Marina.

Como antes había sucedido en la masacre de José León Suárez, algunos sobrevivieron para contar la historia, para mantener viva la memoria, para no olvidar, ni perdonar. A 38 años, es bueno seguir teniendo memoria porque estas personas estaban detenidas, que los movilizo para la lucha y que poder tenian enfrente, capas de defender sus intereses a cualquier costo, donde los derechos humanos eran una estrategia más.



Saludos amigos,
elmellinico

4 comentarios:

  1. Muy interesante la nota, Nico.
    Me parece fundamental como planteas, que no usemos estas fechas para "recordar" mártires desligandolos de cualquier lucha política y social, sino que volvamos a pensar la naturaleza de esa lucha, sus resultados, sus consecuencias... para así poder retomarla en el contexto de las nuevas peleas.
    Dejo un poema, tambien:

    VERBO IRREGULAR
    Yo amo
    tu escribes
    el sueña
    nosotros vivimos
    vosotros cantais
    ellos matan
    de Roberto Santoro, 1975

    ResponderEliminar
  2. Hermoso y doloroso recuerdo.
    Nosotros trabajamos con niños en situación de riesgo social y siempre tratamos el tema de la dictadura y los compañeros desaparecidos para reforzar la memoria en las nuevas generaciones.
    Justamente hace muy poco un amigo (compañero de ruta de Isabel Vaca Narvaja, hermana de Fernando y Huguito) anduvo por Cordoba donde se desarrolló el juicio causa UP1 de Córdoba (Unidad Penitenciaria 1) donde entre otros fué asesinado Huguito Vaca Narvaja con la aplicación de la famosa "ley de fuga".
    Saludos cordiales
    www.asociacioncivilsurcos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. "Retomarla en el contexto de nuevas peleas" me parece super interesante, mas que nada cuando las "nuevas peleas" a veces suenan a viejos cuentos o siguen siendo las mismas luchas.

    gracias por el aporte,
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Comentarios en facebook sobre el post.23 de agosto de 2010, 20:57

    Carlos Eduardo Pili Scozzina 22 agosto a las 18:54

    Sólo la Memoria nos dejará en el umbral de un gran Argentina y un Patria Grande
    ------------------------------------------

    Arnaldo Cento El 22 de agosto a las 19:51
    excelente material. muchas gracias.
    ------------------------------------------

    RedMilitante Nacional 23 de agosto a las 3:44
    cumpas agreguen la opción compartir en fcbk o twitter y replicamos los posteos, estuve leyendo el blog interesante ademas nos conocimos en el encuentro del centro cultural padre mugica, estamos en contacto si necesitan ayuda con blogs chiflen, saludos P:

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...