jueves, 25 de marzo de 2010

En la memoria no hay punto final



En la concepción de crímenes de lesa humanidad se entiende que no hay tiempo que permita anular el juicio. Con esto queremos decir que, tras un crimen de lesa humanidad, pase un año, 15 o 50, este no prescribe y su respectivo juicio se tiene que llevar a cabo, dure lo que dure.


En tiempos en donde las palabras ¨Leyes¨, ¨Constitución¨, ¨Institucionalidad¨, resuenan por todos los medios de comunicación quiero hacer particular enfoque sobre entre líneas que aparecen.


Cuando un ex presidente declara que pretende sugerir un plebiscito para que la gente determine si quiere o no que continúen los juicios a los represores me surgen distintos pensamientos en la cabeza:

1- Si la ley es igual para todas las personas, independientemente de su status, por qué motivo quedarían exentos de un juicio justo? No solo es un derecho el juicio justo, si no una obligación.

2- Si bien un plebiscito es una herramienta democrática, desde cuándo la opinión de la sociedad es idónea para avalar o desacreditar un juicio?

3- Si una persona, grupo o sector, con sus respectivas graduaciones, son culpables, cómplices o beneficiarios de un delito, se atentan contra el pueblo. ¿Cómo puede sugerirse una amnistía frente a eso y (dejando de lado que la amnistía sola, ya es una atrocidad) pedir más democracia y respeto por las instituciones?

Me quedo con la declaración de la periodista Sandra Russo, cuando dice que el solo hecho de preguntarse si se deben o no continuar los juicios es imperdonable.

1 comentario:

  1. Dejando de lados los tecnisismos del derecho creo no soy palabra autorizada para ello, es decir si se puede plevicitar o hacer un referendum o algo asi por este tema.

    A mi parece la opinion bien atinada de Sandra Ruso quiso decir que el solo hecho de preguntarse si se debe enjuiciar a los genocidas es un retroseso.
    Es una derrota. Cosa en la que estoy de acuerdo.

    Mi opinion compañeros es que cuanto mas vueltas de este tema, lo unico que se hace es el juego a la impunidad, es como ponerse a dicutir si queremos ser una monarquia en vez de un estado de derecho.
    Los responsables del Terrorismo de Estado deben responder ante la justicia y le cabera la condena que se merecen.
    Sobre esto no se discute, no se plebicita, no se llama a consulta popular.

    Un saludo.

    Matias

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...