domingo, 20 de marzo de 2011

Libia; Fuego cruzado




Hola Amigos! En esta entrega dejamos una nota muy muy clara sobre la situación en Libia. Es visible que se libra un proceso interno en donde los ciudadanos (como en otros casos) exigen mayor grado de participación política, pero también lo es el círculo vicioso de las potencias occidentales que contribuyen al sostén de estos regimenes dictatoriales, dado el beneficio económico, que luego, una vez que la situación social se torna insostenible, envía a sus tropas es pos de la democracia y la libertad. ¿De llevarse su petróleo?

Por esta vez, dejamos un post de yapa, con un muy buen tema, de una muy buena banda. Saludos!

Más de lo mismo
Por Eduardo Febbro

El siglo XXI se encapricha con el mundo árabe. Por tercera vez las bombas de Occidente aran las tierras de un régimen árabe con el pretexto de devolverle al país la libertad. Afganistán fue, en 2001, el primero en saborear las pulsiones liberadoras de la administración Bush. El ex presidente montó una coalición –en ella estaban y siguen estando Londres y París– con el objetivo de derrocar al régimen fundamentalista de los Talibán, los famosos “estudiantes de teología”. El operativo fue la respuesta de Washington al apoyo que los talibán le habían proporcionado a Osama Bin Laden. Pero aquellos nefastos “estudiantes” habían sido también aliados de Estados Unidos y de Occidente, obedientes agentes locales que luego se volvieron contra los imperios del Oeste. Bush quiso sacarlos del poder e implantar un esquema democrático occidental. Afganistán sigue ocupado y en estado de guerra. En 2003, el segundo en experimentar la importación de la democracia con bombas fue Saddam Hussein. Aquí, el pretexto consistió en decir que Saddam Hussein escondía armas de destrucción masiva. Saddam no era cualquiera. Fue un poderoso, espantoso, sangriento y benemérito dictador respaldado por prácticamente todas las democracias del mundo desarrollado. En la lucha contra Irán, Saddam resultó una pieza esencial de Occidente. Le vendieron armas, le compraron su petróleo, le construyeron palacios y edificios mientras el tirano oprimía a su pueblo mucho más allá de los límites de la barbarie. Masacró a chiítas y kurdos, torturó y desangró a su país hasta la náusea. Georges Bush lo desalojó con una invasión. En nombre de la democracia y las armas de destrucción masiva (después se volvieron armas de desaparición masiva) una coalición internacional, en la que no estaba Francia, sembró bombas y muerte en el suelo iraquí. El país sigue ocupado y en guerra. Libia es un caso aparte, pero los argumentos son los mismos: la cruzada militar se hace en nombre de los civiles a los cuales Muammar Khadafi asesina sin miramientos desde que el país se le levantó a mediados de febrero. Occidente encontró en Khadafi un aliado ideal para hacer explotar sus bombas allí donde los sacudones de la historia lo habían excluido. La revolución libia deriva de las revoluciones biológicas que estallaron en Túnez y se propagaron en todo el sur del Mediterráneo y los países del Golfo. Era, por una vez, un movimiento genuino, auténtico, una demostración histórica, colectiva y emocionante de que todas las pavadas y mentiras a propósito del mundo árabe no eran más que la burda propaganda de Occidente, una construcción embustera y racista para excluir a los árabes del legítimo lugar que tenían en la modernidad y sacar, con ello, el conveniente provecho: con el pretexto de la amenaza terrorista o del fundamentalismo islámico se mantuvo en el poder a dinosaurios sangrientos y corruptos con los cuales las grandes potencias hacían negocios múltiples. Las revoluciones árabes, de Egipto a Túnez, pasando por Yemen, Bahrein, Libia o Jordania, le demostraron al mundo que ser árabe o musulmán no significaba ser terrorista, que el Corán no era una bomba ni la barba el distintivo de un kamikaze y que detrás de esa imagen cincelada y modelada por las inteligencias y los intereses occidentales había una sociedad civil. La irrupción de aviones occidentales en el cielo libio viene a empañar esa dinámica. Otra vez, la empresa mesiánica de las grandes potencias se pone en marcha para salvar a los civiles de un tirano con el cual esas mismas potencias mantenían relaciones de fructuosa proximidad. Ningún demócrata puede deplorar el fin de una tiranía, pero sí la forma en que Khadafi vive, tal vez, sus últimos momentos al frente de un país trastornado por 42 años de dictadura, las dos fases del colonialismo italiano –antes y durante Benito Mussolini– la administración británica y la enclenque monarquía del rey Idriss, reintroducido en Libia por los británicos. El operativo montado para sacarlo del poder huele a precipitación, a intereses políticos transversales, a aventura armada, tiene acentos de legitimidad insegura y deja una sensación de desconfianza que el buen fin que se propone, liberar a un pueblo de la dictadura y a la represión, no llega a borrar. Sin dudas había otros medios de ayudar a la oposición libia a sacarse de encima a Khadafi. Con menos intereses en juego entre los actores centrales y periféricos que influyen en esta crisis no hubiese sido necesario recurrir una vez más a la cirugía militar occidental. Existían muchos caminos, pero Occidente volvió sobre sus pasos para servir la fórmula de siempre: la liberación a sangre y fuego. Las potencias se metieron con las armas en un juego que no les correspondía y que ellas contribuyeron a complicar con sus mediaciones precipitadas, su falta de coherencia, su cobardía y sus remotos reflejos, siempre renovados: cerrar los ojos, pactar con los diablos, y luego abrirlos cuando ya es demasiado tarde, para todos.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-164586-2011-03-20.html
 
Rodrigo Cabrera
La ConVergencia

9 comentarios:

  1. Subieron una nota muy discutible y bastante polémica,
    El hecho mismo de que el autor parta de postulados iluministas que excluyen toda referencia a las diferencias entre los pueblos en razon de la humanidad común y el progreso definido como una única vía: hacia la modernidad, la democracia y el capitalismo; hace que su artículo se parezca peligrosamente a las excusas que utilizan los propios países occidentales para invadir Libia. En efecto, termina diciendo que no critica nada excepto "los medios": osea, si Estados Unidos conspirase para derrocar a Kadafi en vez de invadir el país, estaría todo bien.
    En la nota el perro se muerde la cola peligrosamente.
    Habria que recordar que antes que estas revoluciones contemporaneas, hubo en el Islam otras revoluciones, las de la década del 70, en las cuales contra el imperialismo no se levantaron las banderas de la democracia sino del fundamentalismo islámico. Y también entender que personajes como Kadafi son en parte fruto de esa dinámica.
    Pensar que todas las revoluciones son democráticas es absolutizar nuestra noción de revolución burguesa occidental sobre todo el mundo: pintarlas con las franjas roja, azul y blanca.
    No se trata de defender a Kadafi, menos a Hussein, sino de entender que las nociones de "legitimidad" "representación" no son absolutas. El autor habla mejor del Islam de lo que hablaron los orientalistas que critica, pero igual reproduce la dominación: no lo saca de su lugar de "objeto" del discurso occidental. Se trata creo, de mirar el Islam como un sujeto activo que produce sus propias nociones de lo que es legítimo.
    Dejar de absolutizar las categorías políticas y económicas netamente occidentales parece el primer paso en tal sentido.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la autodeterminación de los pueblos es la única salida para la resolucion de sus conflictos, puede llevar mas o menos tiempo pero ellos deben solucionarlos.
    Al meter una potencia extranjera o una coalicion de potencias como la OTAN, lo que se logra es colocar dentro de esa dinámica un factor de poder ajeno que termina desequilibrando la balanza en función de intereses foráneos. En este caso los del mundo occidental.


    Matias
    CONVERGENCIA

    ResponderEliminar
  3. Curiosamente, el principio de la "autodeterminación de los pueblos" fue un principio que inventó el presidente de Estados Unidos Wilson (1913-1921)para intervenir en la configuración de los paises del ex imperio Austro Húngaro después de la Primera Guerra Mundial.
    Los desastres humanitarios que sucedieron a lo largo de la década del ´90 en la región de los Balcanes demuestran el EXITO que tuvo Wilson en 1918. Su historia de vida también, organizar estos paises le causó una embolia que le provocó poco menos que la muerte.
    La autodeterminación de los pueblos también es una categoría occidental proyectada a diestra y siniestra sobre todo el mundo, y es, en la mayoria de los casos capitalizada por los conflictos que su aplicación origina como un medio para intervenir en estas regiones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. І've given up normal cigs & have tried A couple of others before this, must point out this is the best so far

    Feel free to surf to my weblog :: http://forums.three20.info

    ResponderEliminar
  5. My brother rеcommendеd Ι mіght like thiѕ web sitе.
    He wаѕ totally rіght. This post truly made my daу.
    You cаn not imagine simply how much timе І haԁ spеnt for this іnfοrmаtion!
    Тhanks!

    Also viѕіt my site; V2 Cigs reviews

    ResponderEliminar
  6. Ӏ'm extremely impressed along with your writing skills as well as with the structure to your weblog. Is that this a paid subject or did you customize it your self? Anyway stay up the excellent high quality writing, it is rare to look a nice weblog like this one nowadays..

    My web-site; related Webpage

    ResponderEliminar
  7. I love the ρarticular odоurleѕѕ technology found in Bull Lіght up e cigѕ.
    They maу bе completеly diffеrent from typical cigs.
    Theу mаy be eаsу to use, light-weight, and also, come
    in ԁifferеnt tastes. Isn't this unique!

    Feel free to visit my website - Green Smoke E Cig

    ResponderEliminar
  8. Нello, I сheck уοur blogs оn
    a regular baѕіs. Your wгitіng ѕtуle iѕ аwеsome, keер
    doіng what yοu're doing!

    Feel free to visit my page; http://www.sfgate.com/business/prweb/article/V2-Cigs-Review-Authentic-Smoking-Experience-or-4075176.php

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...