lunes, 7 de marzo de 2011

Otra vez sopa



El día de ayer (7 de marzo) la iglesia separó de su cargo al Presbiterio Nicolas Alessio por haber apoyado la sanción de la ley de matrimonio igualitario.

El Tribunal Interdiocesano de Córdoba le impidió ejercer el sacerdocio y lo obligó a abandonar la casa parroquial en la que vivió los últimos 27 años.

La sentencia dice:

"El presbítero José Nicolás Alessio ha cometido rechazo pertinaz de la doctrina escrita (...). Ha divulgado por escrito y de palabra en los medios de comunicación en contra del magisterio eclesiástico. (...) Se le prohíbe ejercer en público la potestad sagrada, es decir: celebrar la Santísima Eucaristía, oír confesiones, celebrar los demás sacramentos (...) y residir en la casa parroquial San Cayetano del barrio Altamira"

El cura Nicolas Alessio, además de ser un religioso de profunda vocación democrática e inclusiva, participa del movimiento de curas tercermundistas, un ala interna minoritaria dentro de la comunidad católica, de esas alas que invitan a uno a sumarse...

Por otro lado, debemos recordar que a pesar de esta "drástica desición" la cupula eclesiastica argentina protege a algunos sacerdotes acusados y condenados penalmente.

"Esa misma Iglesia ni siquiera le ha puesto una sola amonestación a sacerdotes pederastas como el Obispo (Edgardo Gabriel) Storni, que vive cómodamente aquí en La Falda, en las sierras de Córdoba, o a (Julio César) Grassi: ambos con condenas judiciales por abusar de menores. Tampoco hubo sanción para (Christian) von Wernich, condenado por delitos de lesa humanidad"

Y agregó que "faltaba que salieran a quemar gente (...), como en el Medioevo".

La velocidad y sorpresivo de la medida busca, sin mucho rodeo, utilizar este caso para adentro de la comundad eclesiastica dar una señal diciplinadora. El matrimonio igualitario se sancionó, pero a cualquiera que se le ocurra dar una opinión alejada de los "rancios y fachistoides" lineamientos de la "cada vez mas desacreditada" cúpula eclesiastica, será castigado con toda la dureza.

Mientras Grassi y Von Wernich pueden seguir confesando a los feligreses, uno desde su casa, porque aún condenado esta en libertad esperando que quede firme su sentencia, y el otro desde una carcel por haber asistido en sesiones de tortura, Nicolás Alessio fue castigado por apoyar una ley de la democracia.

Me retiro completa y abasolutamente indignado, si esta gente pretende enseñarnos a fundar el nuevo hombre que nos conduzca al reino de los cielos, por este camino vamos mal, muy mal.

Dejo una canción, que ilustra este momento.





Un saludo,
elmellinico

3 comentarios:

  1. Es algo indignante, Grassi puede DAR misa desde la carcel (recordemos q esta condenado por VIOLACIÓN de menores), no obtuvo sanción alguna por parte de la iglesia. Encambio Alessio fué castigado con, según tengo entendido, el peor castigo q se puede hacer a un parroco q es impedirle dar misa.
    Me violentaste en carnaval nico ¬¬

    Luchito

    ResponderEliminar
  2. Es algo indignante, Grassi puede DAR misa desde la carcel (recordemos q esta condenado por VIOLACIÓN de menores), no obtuvo sanción alguna por parte de la iglesia. Encambio Alessio fué castigado con, según tengo entendido, el peor castigo q se puede hacer a un parroco q es impedirle dar misa.
    Me violentaste en carnaval nico ¬¬

    Luchito

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...