miércoles, 26 de mayo de 2010

Lo que nos dejo el Bicentenario






Ningún diario, programa de radio o de televisión pudo dejar de definir los festejos de Bicentenario como gran fiesta popular. Los diccionarios definen como popular, aquello perteneciente o relativo al pueblo.

A lo largo de la Avenida 9 de julio podíamos observar, los diferentes stans de las provincias, el homenaje a las madres de plaza de mayo, un escenario con pantalla gigante donde desfilaron artistas del rock nacional, del tango, del folklore, invitados de los países hermanos, como Gilberto Gil, Jaime Roos, Pablo Milanes. Todo al alcance de las masas movilizadas en el festejo, para todos por igual.

Como contrapartida la fiesta para unos pocos “privilegiados” con custodia policial y paravalanchas, para evitar que la plebe les arruinara la velada, en la reapertura del Teatro Colon, uno de los más grandes y significativos íconos de la oligarquía argentina.

Por otro lado, cinco días en continuado de fiesta en las calles, ocho cuadras repletas de gente y ni un solo incidente, negocios abiertos por todo Cerrito y Pellegrini. Estiman que para el cierre de las celebraciones había más de dos millones de personas, familias, niños, ancianos, estábamos todos, no faltó casi nadie.

En el primer centenario, el entonces presidente Roque Sáenz Peña invitó al palco a los presidentes de los países europeos, ayer en el desfile histórico del bicentenario se encontraban Lula da Silva, Eva Morales, Hugo Chávez, José Mujica, Rafael Correa, Sebastian Lugo, gran diferencia de las políticas de inclusión y de unión Latinoamérica, expresadas de máxime en los gestos.

La presidenta fue caminando hasta el desfile de ayer por la tarde, se abrió paso entre la gente, se la vio bailando al compás de la murgas que personifican la alegría de la vuelta a la democracia en el desfile histórico del bicentenario. Este mismo desfile, repitió sus escenas mas de una decena de veces a lo largo de las casi diez cuadras de duración, a modo de que todos los presentes pudieran contemplar los mismo cuadras, tanto el palco presidencial, como las familias que se apostaron a los costados de las bayas.

Lo que nos dejo la semana de mayo y sus festejos es un claro y muy definido panorama político y social, se acabaron los grises, de un lado el pueblo y de otro lado la oligarquía privilegiada.

Como diría uno de los filosos contemporáneos más distinguidos y acertados (esta apreciación va ciento por ciento por mi cuenta): ”Fíjate de que lado de la mecha te encontrás”.

Saludos,
Valeria Campolongo

Junta Permanente

8 comentarios:

  1. Concuerdo en todo, y muy profundamente en lo que dice este contemporáneo filosofo, que sin duda alguna le pasa el trapo a varios.. Feliz y orgullasa de mi pais, y de mi gobierno, que no se si sera el mejor, pero lejos esta la duda que lo que hacen es diferente al resto y nos permiten disfrutar de lo que siempre fue nuestro y jamas tuvimos..

    ResponderEliminar
  2. Me parece que fue una buena fiesta, para los que pudieron disfrtarla, sólo en Buenos Aires, pero dejar no dejó nada. Los festejos del 1er. Centenario duraron tres años em T O D O que por entonces no era s ó l o Buenos Aires y la Comisión Popular de Festejos, que también era con representantes de T O D A S las provincias sólo autorizó obras como los 10 "Hospitales Centenario" y la grandiosas Escuela "Centenario" en todo el país. Los monumentos fueron todos regalos de las colectividades de inmigrantes. Como "d e j a r", no dejó absolutamente nada.

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente fue fuerte el contraste del Colón con la 9 de Julio. Yo pude ir a los eventos de la 9 de Julio, la cantidad de gente y de opciones realmente fue espectacular. Al Colón no me invitaron, será porque no soy uno de los grandes íconos de la cultura como Ricardo Fort.
    Cabe destacar que no hubo ningún incidente durante los días de festejo, cosa que seguramente hubiese alegrado a ciertos sectores.
    Y por último resalto una frase que representa un poco lo que fue este contraste del que hablaba al principo: "Estuvo muy lindo lo del Colón, todo vallado, la gente no molesto" Mirta Legrand dixit.

    ResponderEliminar
  4. Repudio los festejos oligárquicos del primer centenario.
    La clase alta, oligarcas de la bosta, pocos, exclusivos, festejaron ellos en T O D O el país, con estado de sitio, ley de deportación de inmigrantes, hambre en el pueblo, policía y ejercito en la calle para sostener la fiesta de pocos.
    Con respecto a los "Hospitales Centenario" "Escuelas centenaria", nose cuantas escuelas/hospitales serán pero aseguro firmemente que no fueron suficientes ni comparables a los que se hicieron en desde 1945 a 1955.

    En este post ser quiere rescatar que en estos dias el pueblo salio a la calle a festejar, hubo una fiesta popular, mas alla de las diferencias.

    Respecto a que no nos "d e j o" nada, le dejo felicidad al pueblo, cosa que personalmente valoro por sobre todo lo material.

    PD. Si van a comentar firmen los comentarios, sino serán eliminados. Cada uno tiene que hacerse cargo lo que dice y responder por ello.

    Matias

    ResponderEliminar
  5. El pueblo se movilizó con alegría para festejar el Bicentenario, contradiciendo a los agoreros que intentan meter miedo a la gente. Los que tienen miedo, son ellos, de perder sus privilegios.
    Enorme alegría de ver al pueblo en la calle festejando, cantando, bailando, entonando el Himno Nacional con fervor patriótico, como nunca. El pueblo despierto y en la calle jamás será vencido. Néstor y Cristina se lo merecen.
    Ramón.

    ResponderEliminar
  6. Para mí los festejos del bicentenario fueron I n o l v i d a b l e s.
    Lo que se vivió durante éstos días va a quedar en el recuerdo de todo el pueblo argentino. Vale aclarar, que por supuesto lo vemos así los millones que estuvimos ahí, no la oligarquia que desfilo en la alfombra roja del teatro Colón, mostrando los vestidos, las joyas, contestando las boludeces que les preguntaba Iván de Pineda y la señora Catalina...
    Pero bueno, siempre va a estar el que critique por que sí al gobierno y todo lo que éste haga por el país.
    Por último quiero destacar, la GALERIA DE PATRIOTAS LATINOAMERICANOS DEL BICENTENARIO, inaugurada ayer por Cristina.





    O lé lé, o lá lá si éste no es el pueblo, el pueblo donde está!!!!


    Saludos! Viva la patria!!
    Bárbara.

    ResponderEliminar
  7. Estoy 100 por ciento convencida que lo que molesta es nuestra alegría, lo que irrita es que nos movilicemos, que estemos despertando, que pensemos y expresemos nuestras ideas.
    Históricamente, cada vez que el pueblo se hizo presente, los oligarcas tuvieron que recurrir a golpes de estado y violencia para callarnos, para no peder sus privilegios de clase soberana y dominante de las masas. Pero ésta vez hay una juventud que, si bien nació en una década adormecida, si bien vivió el pizza con champagne mientras se vendía el país y se indultaba a los genocidas, ahora se levanta y dice, BASTA!!!!!

    Ese es el miedo que se respira en las alfombras rojas y en los tedéum.

    No pueden creer que la gente, la masa, el pueblo, coree feliz el himno y que no sea por un mundial de futbol.... estamos felices porque hay empleo, porque hay un plan de unión latinoamericana, porque los jubilados tienen aumento, porque la AUH permite soñar con la igualdad.

    Saludos

    Vale Campolongo

    ResponderEliminar
  8. Pido perdón publicamente y va la fe de erratas por mi horror de ortografía jajaja

    ..."tanto el palco presidencial, como las familias que se apostaron a los costados de las VALLAS."

    Saludos

    Vale Campolongo

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...