lunes, 24 de mayo de 2010

Manuel Belgrano: Entrega absoluta a la revolución.



“Mucho me falta para ser un verdadero padre de la patria, me contentaría con ser un buen hijo de ella.”


Dedicó su vida a la lucha por imponer los principios de la Revolución de Mayo y a sostener las fronteras indecisas de la patria. Fue mucho más que el creador de la bandera y por medio de esta entrega buscamos mostrarles a uno de los hombres más leales a su patria y a sus convicciones que habitó este suelo.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nació el 3 de junio de 1770, en el seno de una familia acomodada, su padre era comerciante. Estudio en el colegio de San Carlos con la mejor formación que se podía recibir en la época. Viajo a España y se recibió de abogado en la Chancillería de Valladolid.

Se perfila como un gran estudioso de los fenómenos económicos, mas que de las leyes, y es influenciado por los ideales de la Revolución Francesa, en su biografía escribió:  

“se apoderaron de mi las ideas de libertad, igualdad, seguridad y propiedad, y sólo veía tiranos en los que se oponían a que el hombre, fuese donde fuese, no disfrutase de los que derechos Dios y la naturaleza le habían concedido.”

En 1794 se crea el Consulado de Buenos Aires, un organismo con funciones económicas y técnicas, relativas al comercio y la producción, y Belgrano asume la Secretaria del mismo, en la sesión de apertura señaló:

"Fomentar la agricultura, animar la industria y proteger el comercio son los tres importantes objetos que deben ocupar la atención y cuidado de V.S.S.”.

 Por su iniciativa nacen en 1799 la Escuela de Náutica , la Academia de Geometría y Dibujo y la Escuela de Comercio y de Arquitectura.


En el periódico de la época, el Correo de Comercio, que dirigía y editaba, publicó sobre la educación:

"¿Cómo, cómo se quiere que los hombres tengan amor al trabajo, que las costumbres sean arregladas, que haya copia de ciudadanos honrados, que las virtudes ahuyenten los vicios y que el gobierno reciba el fruto de sus ciudadanos, si no hay enseñanza, y si la ignorancia va pasando de generación en generación con mayores y más grandes aumentos? (...) Sin educación, en balde es cansarse, nunca seremos más que lo que desgraciadamente somos.”

Manuel Belgrano fue uno de los principales referentes de la Revolución de Mayo. Participó en el Cabildo Abierto y votó por el reemplazo del Virrey, expresando en la reunión del 24 de mayo:

"Juro a la patria y a mis compañeros que si a les tres de la tarde del día de mañana el virrey no ha renunciado, lo arrojaremos por las ventanas de la fortaleza.".

Fue elegido vocal de la Primera Junta de Gobierno. En el Correo de Comercio publicó:
"que no se oiga ya que los ricos devoran a los pobres, y que la justicia es sólo para los ricos.”

A pesar de que no tenía formación militar, fue nombrado general al mando del ejército libertador del paraguay. Resultó derrotado por tropas numéricamente muy superiores en las batallas de Paraguarí y Tacuarí. Ante el fracaso de la expedición, con el núcleo de la revolución de mayo disuelto, Mariano Moreno muerto en alta mar y la primera junta reemplazada, la Junta Grande de Buenos Aires, le inició a Belgrano una causa donde se convocó al pueblo para que declarara contra el general. No solo nadie presento cargos en su contra, si no que los oficiales que habían actuado en la campaña manifestaron en un documento no tener quejas y defendieron su sacrificio patriótico y su heroico valor. Los militares llamados a declarar por el tribunal manifestaron que la conducta de Belgrano fue intachable.

El 13 de noviembre de 1811 fue nombrado jefe del regimiento de patricios en reemplazo de Saavedra que había sido condenado al destierro.

En Rosario, a las orillas del Paraná, el 27 de febrero de 1812 enarbolo por primera vez la bandera argentina, creado por él con los colores de la escarapela, también obra suya. Esta actitud le costo su primer gran enfrentamiento abierto con el gobierno de Buenos Aires, personificado en la figura de Bernardino Rivadavia, de postura netamente a favor de Europa. El triunvirato reaccionó alarmado y desaprobó la creación de la bandera.

A principios de 1812 se pone al mando del ejército del norte. En mayo de ese mismo año traslada sus tropas hasta Jujuy, los realistas avanzan desde el sur y Belgrano recibe del Triunvirato la orden de replegarse, sin presentar batalla. Al observar que era imposible resistir el avance realista, inició el 23 de agosto de 1812 el Exodo Jujeño, ordenando a todos los habitantes de Jujuy y Salta abandonar sus hogares y seguirlo, destruyendo todo aquello que pudiera ser útil para el enemigo. Un pueblo entero se levantó y arrasó con todo a su paso, dejando al enemigo sin víveres para su tropa. Belgrano recibe la orden de retroceder hasta Córdoba, pero desobedece al gobierno de Buenos Aires y se queda en Tucumán. Se libran las batallas de Tucumán y Salta, donde el Ejercito del Norte se alza triunfador, salvaguardando de esta manera, la independencia argentina al contener la ofensiva realista lanzada desde el norte.

Junto a San Martín y Bernardo de Monteagudo, fue uno de los principales promotores de la declaración definitiva de la independencia argentina en San Miguel de Tucumán el 9 de julio de 1816. Propuso una monarquía casi nominal y un gobierno efectivo del tipo parlamentario, ofreciendo el trono a los descendientes de los incas, el titulo le correspondía al único hermano sobreviviente de Túpac Amaru. El objetivo perseguido era atraer la adhesión de las poblaciones de las actuales zonas andinas de Bolivia, Perú y Ecuador al movimiento emancipador que se gestaba en la argentina. Esta propuesta contaba con el apoyo de San Martín, sin embargo fue ridiculizada por sus contemporáneos.

Pidió licencia y se trasladó a Buenos Aires ya seriamente enfermo de hidropesía y con su hígado destrozado. Finalmente muere el 20 de junio de 1820, solo y en la pobreza a pesar que el gobierno de Buenos Aires le adeudaba sueldos que jamás le pago. Antes de que Manuel Belgrano se comprometiera con la causa de la independencia, su familia había sido una de las más acaudaladas del Río de la Plata.

Como señalara Mitre:

"El abogado educado en Salamanca, el hombre que había salvado la Revolución de Mayo con las batallas de Tucumán y Salta, estaba en la miseria.”



Saludos,

Valeria Campolongo
Junta Permanente

5 comentarios:

  1. muy buena la info pero podras poner info para el cole de san martin para el mes q viene
    felicitaciones al autor!!!yo ROCIO

    ResponderEliminar
  2. una mierda, che!
    yo necesito los pensamientos de manuel belgrano, acerca de la revolucion!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Esperamos sus opiniones...